Traductor

REPORTAJES MES DE JULIO

miércoles, 28 de diciembre de 2011

HOY TERMINA UN AÑO PARA OLVIDAR 2011


Hoy termina 2011, un año en que miles de personas se han quedado sin trabajo, sin casa y sin futuro, con un gobierno desarbolado y sin rumbo, que no supo gobernarnos.
Por eso, esta noche lo tiraremos todo a la hoguera, para purificarlo todo y empezar   de nuevo, con la esperanza de un gobierno nuevo, y serio  que sepa manejar el timón de este barco llamado España con mano firme y rumbo verdadero.

Photobucket

20 comentarios:

  1. EL ADMINISTRADOR DEL BLOG ELPERRONEGRO28 de diciembre de 2011, 14:20

    Esta noche termina un año , y empezamos otro, también termina el año en el blog, y empezaremos otro año lleno de proyectos con los amigos colegas , hermanos etc.
    Seguro que , tendremos cientos de salidas, solo pido que se nos arregle un poco para todos los moteros que tenemos en el paro y puedan salir con el resto de amigos , sabiendo que tienen asegurado su sueldo el próximo mes, suerte para todos que falta nos ara

    un saludo y feliz año para todos, y que venga cargado de esperanzas y proyectos nuevos para todos .

    ¡¡¡ feliz año nuevo !!!!

    ResponderEliminar
  2. Capi, si tienes la esperanza de que el PPSOE te saque de esta mierda, toma asiento que de pie te vas a cansar de esperar, pero si esto lo crearon ellos mismos, y lo crearon tan grande que no tienen ni puñetera idea de como solucionarlo. Vamos a tener más de lo mismo. Salud a todos y feliz 2012.

    ResponderEliminar
  3. Hombre de poca fe, este servidor mucho mas mayor que tu ha visto mas cosas en este país,que muchos de vosotros solo habéis conocido la democracia,nadie se acuerda de los tres millones de Españoles que se tuvieron que marchar a Alemania en trenes borregueros , con la maleta de cartón,sin saber leer ni escribir, todavía viven muchos , solo hace 70 años y te digo que el hombre siempre se recicla o para bien o para mal, estaremos atentos, por si tenemos que largarnos del pais, esta vez lo haremos en coche o en avión, y con un titulo universitario,( ya ha comenzado la salida ) fíjate como ha cambiado la historia , y solo en 70 años .

    feliz año

    ResponderEliminar
  4. Bueno lo cierto es que no confio mucho en los politicos, pero si es cierto que de una manera u otra habra que salir de esta, pues sin hacer nada no puede estar.
    Feliz año nuevo a todos y que el 2012 nos traiga mejores cosas.

    ResponderEliminar
  5. Capi, discrepo bastante del enfoque que das en tu escrito refiriendote al tema de tener que emigrar, es un tema que cuando se hable del mismo, tanto en pasado como en presente no puede hacerse tan superficialmente.
    Emigrar no es ponerle solución a un problema,es parchear ese problema.

    FELIZ AÑO.

    ResponderEliminar
  6. tienes toda la razón , pero si esperas que alguien te arregle tu historia lo tienes claro , yo siempre he intentado buscarme la vida, y no esperar que me la solucione nadie , y menos los gobiernos, y si hoy fuera joven , también lo tendría claro largarme donde pudiese ganarme las alubias
    este país estará cerrado por corrupción por lo menos de dos a tres años,que te parece el pedazo parche que tiene el problema .

    Un saludo Virtuoso de la pluma

    ResponderEliminar
  7. Pues ya tenemos un compañero mas afectado por las gilipolleces de este pais, he leido en tu facebook lo de paco Punk, no entiendo como se puede precintar una moto con todo original de serie, por el mero echo de ser de importacion, que alguien me lo explique.

    ResponderEliminar
  8. Si ve que mucha gente compro motos de segunda mano importadas, y cuando llegaron a España el importador tuvo que pasar la itv.y su homologación y por lo que sea o no la paso o hubo pucherazo , y ahora la guardia civil esta cotejando la importación con la homologación y esta quitando la documentación , pero creo que si pagas te la devuelven, algo asi, los que las compramos nuevas no tenemos ningún problema porque esta todo pagado y en orden , es solo para los maquinas de segunda mano que algunas empresas importaron

    ResponderEliminar
  9. ADMINISTRADOR INFORMATICO DE LA PAGINA31 de diciembre de 2011, 12:31

    La siguiente historia no tiene intención alguna de dañar a nadie, sino de narrar –desde un punto de vista completamente objetivo– lo que me está pasando estos días donde, tras un año y varios meses de disfrute de mi motocicleta, he visto –de la noche a la mañana– cómo la Guardia Civil precintaba mi Harley Davidson siendo, a día de hoy, imposible su uso sin cometer un delito por el mero hecho de conducirla.

    Cómo empieza todo
    En febrero de 2010 buscaba con ilusión la que sería mi primera Harley. El que yo entonces consideraba desorbitado precio de una moto nueva me hizo girar hacia el mercado de segunda mano. Honestamente, es difícil saber con total garantía que lo que compramos funciona bien y es legítimo, al menos cuando se trata con un particular. Con esto en mente, no tardé en encontrar varios negocios que se dedicaban a la importación de motocicletas americanas. Casi todos estos importadores tenían un catálogo en su página web, donde venía una pequeña ficha de cada moto que incluía, además del precio, varias fotografías.

    No voy a dar nombres, principalmente porque esto no es una acusación particular, sino la narración de algo que me está pasando. No pretendo agravar la situación de nadie, ni de ninguna empresa, ni de conseguir justicia por este medio. Además, sobre todo este asunto aún no se ha dictado una sentencia judicial, por lo que estaría traicionando mi objetividad si diese por hecho algo que no ha sido demostrado.

    Una vez aclarado esto, diré que visité varios importadores de distintos puntos de España. Todos ofrecían servicios semejantes: motocicletas de segunda mano, principalmente de la marca Harley Davidson, importadas legalmente desde EEUU y homologadas, listas para ser matriculadas en España. Ofrecían una garantía mecánica de un año, en la mayoría de los casos, lo cual me parecía muy interesante. Cada página de importador ofrecía unos datos de contacto fiables, aunque no siempre con dirección física. Más adelante descubrí el porqué de esto.

    En cualquier caso, visité personalmente algunos sitios (todos se hallaban en polígonos industriales), que consistían en una bonita tienda-almacén donde había un imponente número de motos en stock, todas listas para su venta. Estaban ahí, a vista de todos, en un ambiente muy relajado. Nadie se escondía de nadie, lo cual me aportaba mucha confianza.

    Finalmente, indagando más por la web, descubrí otro importador que entre sus motos disponibles contaba con una Harley que se ajustaba a mis criterios de búsqueda. No ofrecía más que su número de teléfono, así que le llamé para pedir información. Se trataba de una persona muy amable y atenta, que no dudó en citarme en una nave industrial al día siguiente para ver la moto. Al parecer, en dicha nave se encontraban todos los vehículos que tenía en venta. Me acerqué con un amigo –por si las moscas– y sólo se confirmó lo positivo de la llamada telefónica: un hombre amable y atento que me enseñó la moto por la que preguntaba. No sólo eso, sino que me dejó probarla frente a la nave y me enseñó otras motos similares que podían ser de mi interés. Tras sugerirle una serie de recambios de unas piezas que me desagradaban (águilas reales incrustadas sobre cromados y demás), el hombre asintió sin poner impedimento.

    ResponderEliminar
  10. EL ADMINISTRADOR DEL BLOGDELPERRONEGRO31 de diciembre de 2011, 12:35

    Paralelamente a esto, había un asunto que debía solucionarse antes de comprar la moto, el de la limitación de potencia. Yo poseía el carnet A2, no el A, pero sabía que existían kits de limitación para ese modelo en concreto, con lo que le pedí al vendedor que la moto viniese legalmente limitada. Honestamente, no tenía prisa por usar toda la potencia de la moto, y al ser un conductor novato, pensé que estaría bien adaptarse así a ella. Además, no la había probado con toda su potencia lo suficiente como para echarla de menos. El importador me dijo que el precio aumentaba en 400€, que me parecieron un tanto excesivos, pero finalmente acordé pagar.

    Por último, había un detalle de la moto que me llamó la atención: el odómetro estaba en millas, no en kilómetros. No le di demasiada importancia. Simplemente no pensé en ello. De lo que sí me percaté fue de los tubos de escape, que eran completamente abiertos. Sabía que eso no era legal en España pero, según tenía entendido, la práctica común entre motoristas con tubos como esos era poner los originales únicamente para la inspección técnica, reinstalándose los iniciales tras pasarla con éxito. Reconozco que sonaban bonito, y no me preocupó demasiado tenerlos instalados, sabiendo que mucha gente los tenía y que podría reemplazarlos temporalmente por unos homologados cuando hubiese que presentar la moto a inspección.

    Volviendo a casa en Harley
    Tras hacer un adelanto de algo más de la mitad de la moto, el papeleo estuvo listo en pocos días. Pude pasarme con un amigo a pagar la parte restante de la moto y a llevármela, por fin, a casa.

    Lo cierto es que la moto, para estar limitada, corría mucho. Fue un tema que no me preocupó hasta pasado cierto tiempo, cuando empecé a leer los problemas de llevar motos limitadas únicamente en papeles. Al parecer, en caso de accidente el seguro se lavaba las manos y te abandonaba a tu suerte. Un atropello o accidente fatal podía arruinarte la vida, legalmente hablando. Así que empecé a indagar en el tema, pues tenía cierta sospecha de que si mi moto limitada alcanzaba los 180 km/h, es porque algo fallaba. Para confirmarlo, la llevé al fabricante del kit de limitación para que me diesen su veredicto, y fue ahí donde se confirmaron mis sospechas: la moto no estaba limitada. Así que me la estaba jugando innecesariamente, pero lo peor era que hasta ese momento desconocía ese riesgo con seguridad, feliz en mi ignorancia.

    Inmediatamente llamé al vendedor y le comenté mi problema. Él me aseguraba que la moto se había limitado correctamente, pero sólo cuando le comenté que había estado personalmente con la moto en la tienda del fabricante de los kits de limitación, se tomó en serio mis afirmaciones.

    Al poco tiempo me escribió un mensaje de texto en el que explicaba que había estado investigando y que, efectivamente, la moto no había sido limitada más que en papeles, y que había tenido una seria discusión con el ingeniero de la inspección técnica. Mi error vino a continuación, cuando el vendedor me ofreció instalar el kit. Yo ya llevaba más de medio año circulando prácticamente a diario con la moto (jamás me habían parado) y no estaba dispuesto a cambiar radicalmente el comportamiento de la moto, que ya dominaba a la perfección. Fue simplemente por eso, por un tema de comodidad, aunque no fue lo correcto. A día de hoy, por miedo, he limitado correctamente la moto. Pero hay un enorme problema:

    ResponderEliminar
  11. EL ADMINISTRADOR DEL BLOG DELPERRONEGRO31 de diciembre de 2011, 12:45

    Cuando limitan la moto por primera vez, además de especificarse el tipo de limitación (existen básicamente dos tipos, arandelas que impiden el paso de combustible; y topes de acelerador), la marca y modelo, se indica un número de precinto. Este número, visible en la ficha técnica del vehículo, debe coincidir con el de una pequeña chapa precintada situada encima del filtro de aire, para su inmediata comprobación en caso de una inspección espontánea por algún Agente de Tráfico.

    Pero como mi moto inicialmente tuvo una limitación ficticia, el número de precinto corresponde a uno que váyase Ud. a saber dónde está realmente. Así que jamás tendré un número de precinto que coincida con el de la ficha técnica. Por eso he preferido no llevar ninguno, pues si bien es fácil saber que la moto está realmente limitada (el puño del acelerador no gira prácticamente nada), por otra parte puedo alegar que el precinto debió caerse en algún momento.

    En cualquier caso, esto no ocurrió hasta hace pocos días, y lo cierto es que estuve más de un año –primero sin saberlo y luego sabiéndolo– con la moto limitada únicamente en papeles.

    Un dato a favor del vendedor, en cierta parte (pues tuve que ser pesado con este tema), fue que me devolvió cierta cantidad del importe de la limitación, aunque no su totalidad, sino 150€ de los 400€. Osea que, a efectos prácticos, me habían cobrado 250€ por una limitación en papeles.

    Por otra parte, le dije al vendedor que quería el precinto a como diese lugar, independientemente de que no fuese a limitar la moto tras descubrir que no lo estaba. Me dijo que no había ningún problema, pero tras perseguirle unos días con el asunto, el hombre dejó de cogerme el teléfono y dejé de insistir, dando la batalla por perdida. Decidí no darle más vueltas y pensar que nunca me pararían.

    La llamada de la Guardia Civil
    Estando yo tan feliz haciéndole kilómetros (mejor dicho, millas) a la moto, hace unos días recibo una llamada de un hombre que se identifica como Guardia Civil. Tras citar el número de la matrícula de mi moto, me pregunta si soy yo el dueño. No tardo ni un instante en preguntarle si mi moto es robada, a lo que me contesta que no.

    Tras hablar con él unos minutos, el agente menciona que debe someter mi moto a una breve inspección para comprobar ciertas irregularidades en su homologación. Muy asustado, le pregunto que si van a retenerla, a lo que responde que me tranquilice y que volvería con ella a casa.

    Puedo afirmar que sólo tras meses después de comprar la moto y leyendo en muchos foros de internet, descubrí que las ópticas de los vehículos europeos son distintos a los americanos, por lo que supe que el faro y los intermitentes de mi Harley no estaban homologados en España, pero no le di mucha importancia, aunque de haberlo sabido cuando la compré, hubiese exigido su recambio. Honestamente, como había tenido tantos problemas para hacerme con el precinto de la limitación (que no llegué a conseguir), me daba mucha pereza pedirle al vendedor las piezas homologadas. Realmente nunca pensé que la moto no se podía vender con esos faros, cuentakilómetros, etc. pues, como digo, hubiese insistido en su instalación.

    Volviendo a la llamada del Guardia, nos encontrábamos a viernes, y me cita para el lunes siguiente. Según cuelgo, pienso fríamente en qué debo hacer. Decido llamar al importador y comentarle mi problema. Le explico que van a someter la moto a una inspección y que tenía varias piezas que no estaban homologadas, y que juntos debíamos encontrar una solución, pues sería malo para ambos presentar la moto como estaba. También le insistí muchísimo en la limitación, diciendo que ahora debía hacerse sin contemplaciones, pues en la inspección se toparían con el dato de la reducción de potencia que figura en la ficha, y lo comprobarían.

    ResponderEliminar
  12. EL ADMINISTRADOR DEL BLOG DELPERRONEGRO31 de diciembre de 2011, 12:46

    El vendedor, tras hacer varias comprobaciones en su almacen, me confirma que tiene todas las piezas, y que me pasase al día siguiente, sábado, para ponerlas. No hubo ningún impedimento y todo se hizo como habíamos acordado por teléfono. Nada que ver con la experiencia del precinto, asunto que, por cierto, le mencioné en esta ocasión cuando me preguntó si no me lo había dado ya. Se justificó diciendo que había pensado que la persona del almacen me lo había enviado. Un malentendido, entonces, y no pasaba nada.

    Cambiaron todas las piezas que podrían ser problemáticas (colas de escape, faro delantero, tulipas traseras, delanteras y piloto trasero, además de instalar el kit de limitación). Acordaron llevarme la moto al día siguiente a mi domicilio, cosa que hicieron puntualmente.

    Hay otro episodio más sobre mi comportamiento del que no estoy orgulloso pero que no puedo omitir si quiero que la historia se mantenga objetiva. Yo estaba indispuesto a tener la moto limitada y a llevar las colas de escape homologadas (que no sonaban nada). Además, el piloto trasero que llevaba la moto cuando la compré era precioso, cromado y de LED (no homologado en España), y también quería mantenerlo. Se ofrecieron amablemente a pasarse tras la inspección por mi casa para volver a instalar esas piezas, dejando las otras que no me afectaban. Y así lo hicieron, además de enseñarme cómo se quitaba del acelerador el kit de limitación. Era una pequeña chapa que hacía de tope en el acelerador, y me la regalaron. La he vuelto a poner.

    Por último, al principio mencioné por qué algunos importadores sólo citaban en su página el teléfono de contacto, pero ninguna dirección física. Resulta que, al menos en este caso, existe una persona dueña de todas las motos –que finalmente resultó ser aquella que contaba el dinero, y aunque dicho aquí parezca obvio, yo siempre pensé que aquel se trataba de un encargado de confianza– con varios “comerciales” que se llevaban una comisión por venta, pero no poseían ninguna moto de por sí. Ellos las anunciaban en sus páginas pero, si bien no ponía directamente que las motos eran suyas, tampoco decían que no lo eran.

    Además, dato que pasé por alto, varias motos parecían, en sus fotografías, estar en la misma


    SIGUE

    nave donde me habían enseñado la mía, pero las anunciaban distintos importadores. También me llamó la atención que el depósito inicial que hice por transferencia no iba a nombre del “importador” que contacté por teléfono, sino a otra empresa que no tenía nada que ver. Fue así como supe que simplemente se trataba de distintas delegaciones al servicio de una misma empresa.

    ResponderEliminar
  13. EL ADMINISTRADOR DEL BLOG DELPERRONEGRO31 de diciembre de 2011, 12:51

    Pregunté a los agentes que qué soluciones había, y que quería conocer la mejor y la peor resolución posible. En el caso de la mejor, en poco menos de un mes a partir de esa fecha, y siguiendo la premisa de no perjudicar a los propietarios de las motos, se nos haría pasar una ITV simple, la de toda la vida, reemplazando previamente las piezas no homologadas. Me habló de un “duplicado de ficha”, dato que lamento no haber aclarado con el agente, pues veo difícil vender en un futuro una moto que no tiene ficha propia, sino un “duplicado”.

    En el peor de los casos, según dijo, nos exponíamos a un proceso que podría llegar a durar hasta dos años. La peor resolución nos haría pagar la homologación unitaria primero y exigir la devolución de dicho importe al vendedor.

    Tras conocer esto, me volví a mi casa arrastrando el alma. Llamé inmediatamente al vendedor.

    La promesa del vendedor
    Quedé con el vendedor (no con el comercial, sino con el dueño de todo el stock de motos) en mi casa para reinstalar las piezas que habíamos acordado, dejando otras fundamentales como el faro delantero y los intermitentes. Apareció al poco rato con un mecánico, que se puso manos a la obra. Entre tanto, expliqué al vendedor, apartándole del mecánico, las malas noticias de la Benemérita, enseñándole la prueba irrefutable del papel que certificaba el precinto del vehículo.

    Lamentándolo mucho, le exigí la completa devolución del importe que había pagado por la moto, ya que era evidente que había recibido algo que no podía utilizar, y en unas condiciones de las que no había sido informado. Para mi sorpresa, su inmediata respuesta fue plenamente afirmativa, y llamó delante de mí a su abogado para solicitarle una redacción de un documento que certificase la devolución.

    El vendedor me dijo que al día siguiente se presentaría en mi domicilio para darme el dinero en efectivo. ¿Qué bien, verdad? Pues por un momento hasta me lo creí. Mis esperanzas empezaron a desvanecerse a medida que el deseado intercambio se iba prorrogando a lo largo de la semana. Si quedaba en llamarme “ahora mismo en cuanto cuelgue”, no volvía a saber nada de él hasta que le llamaba yo al día siguiente, tras insistirle una y otra vez.

    En una de las ocasiones, ya un poco harto de todo, le pregunté al vendedor si verdaderamente estaba dispuesto a devolverme el dinero, como había prometido. Me dijo que ese mismo día se terminaría todo el problema y me pagaría. Naturalmente, nada más lejos de la realidad, pues al poco tiempo se puso en contacto conmigo por email para que llamase a su abogado. Me dijo que no le llamase hasta cierta hora, pero le telefonée inmediatamente.

    Si hay algo que no me gustó en todo este asunto, fueron las formas e intenciones del abogado. Le expliqué que había hablado con su cliente sobre la completa devolución del dinero, y que éste había aceptado. Pero el abogado me dijo que de eso nada, que lo que me ofrecía sería un pagarés con una cláusula de fechas, sólo abonándome el importe en caso de que no se solucionase el problema en tal fecha, y que el dinero no me lo iba a dar –en ningún caso– inmediatamente, como yo solicitaba. Fueron términos muy difusos, donde no concretó fecha alguna, alegando que tenía que “discutirlas con su cliente”.

    ResponderEliminar
  14. EL ADMINISTRADOR DEL BLOG DELPERRONEGRO31 de diciembre de 2011, 12:52

    Estaba desesperado, pues veía cómo se desvanecía mi moto y mi dinero, todo. Le dije que todo esto me parecía muy bien, pero que comprendería que yo iba a dar esta historia a conocer a todo el mundo, empezando por un diario de tirada nacional donde mi padre era directivo, pasando por los innumerables foros que frecuentaba. Se lo tomó como un acto de coacción, supongo que porque no consideró la posibilidad de que yo tuviese una intención puramente preventiva, para evitar que nadie más pasase por esto. Es evidente que si mi intención fuese la de hacerles daño, habría publicado aquí, con pelos y señales, sus nombres, CIF de la empresa y localización exacta de su stock, cosa que no he hecho. Lamento que el hombre se lo haya tomado como un ataque pero, ¿qué quería que hiciese mientras yo veía cómo la actitud de la empresa evolucionaba de “intención de devolución inmediata” a “compromiso en forma de pagarés”?

    En algún punto de la conversación le dije que si solucionábamos este asunto de forma inmediata y puntual, para mí estaría todo olvidado. Hay momentos de calentura en los que de manera egoísta sólo miras por tus intereses, y por eso debo disculparme con el resto de afectados por proponerle al abogado resolver mi problema aisladamente, olvidándome de los demás. Naturalmente, se negó, pero más adelante usó este dato como arma para hacerme sentir culpable.

    En definitiva, me dijo que le hiciese una petición por escrito de la devolución, para dejar constancia, en la que le escribí lo siguiente:

    Hola, [nombre del abogado]:
    Soy [mi nombre]. Compré una Harley Davidson a [nombre de la empresa] en Febrero de 2010 aprox., con matrícula XXXX. Esta moto ha sido precintada el [fecha] por la Guardia Civil (G.I.A.T. Agrupación de Tráfico), por un tema de irregularidades con la contraseña de homologación de la moto, a espera de una resolución judicial.

    Como ya hablé con la vendedora y el comercial (de nombres XXXXXX y XXXXXX, respectivamente), al verme afectado por esta irregularidad y estar en disconformidad con ella, pues la desconocía como comprador de buena fe, solicito la completa devolución del importe abonado en la compra de la moto, un total de XXXX€, decisión que [nombre del vendedor] aceptó desde el primer momento. Naturalmente, dicha devolución implica el traspaso del vehículo a nombre de la empresa antes citada.

    Confío en tu pronta respuesta, así como en la rápida solución de todos estos problemas.

    Entre tanto, te envío un cordial saludo.

    Su respuesta fue la siguiente:

    ResponderEliminar
  15. ▀██▀██──────██─▀▀───────▀██▀▀█­­█▀─▀▀▀▀ ─────
    ─██▄▄─██▀██─██─██─▀▀██───██▄▄█­­█─▀█▀██─ █▀██
    ▄██───███▄▄─██─██─██▄▄──▄██──█­­█▄─█─██▄ █▄██
    *☆҉ *☆҉ *☆҉ *☆҉ *☆҉ *☆҉ *☆҉ *☆҉*☆҉ *☆҉ *☆҉ *☆҉*
    ────▀██▄──▀██▀ ────────────────────────────
    ─────██─▀▄─██─ █──██─██▀██ ▀█▄─▄█▀ █▀▀██ ────2012
    ────▄██▄──▀██▄ █▄▄██─███▄▄ ─▀█▄█▀─ █▄▄██ ────

    ResponderEliminar
  16. ......\~~~~~/...\~~~~~/
    .......\~~~~/.....\~~~~/
    ........\~~~/.......\~~~/
    .........\~~/.........\~~/
    ..........\~/............\~/
    ...........||...............||­...........||...............||
    ...........||...............|| CHIN CHIN
    .........▀▀............▀▀ HAPPY NEW YEAR 2012

    ResponderEliminar
  17. Esto es algo nuevo , nos tienes que decir como lo haces

    feliz año, artista

    ResponderEliminar
  18. Hola Pako veo que estas caliente , te he quitado el mensaje porque , creo que tienes razón pero la forma de los dos ultimos parrafos de tu mensaje no son muy apropiados , y algunos seguidores me han llamado por telefono para que los suprimiera, pues se sentían heridos,en tus comentarios
    si quieres poner tu comentario puedes ponerlo pero respetando las formas que tenemos el el blog
    Todos sentimos y nadie esta de acuerdo en lo que os pasa a ti a y a cientos de moteros que habéis sido estafados, que sepas que todos estamos contigo , y en lo que podamos hacer cuenta con nosotros

    un abrazo , seguro que podrás solucionar el tema

    ResponderEliminar
  19. Ya Capi, yo mismo he entrado a quitarlo pero te habías adelantado, es que si no descargo todo el veneno que llevo dentro reventare, ya veremos como termina esto, y de que forma voy a terminar yo, pues si hay algo que me jode en esta vida es que me tomen el pelo, sea quien sea. Un saludo Capi, perdón a las personas que he podido dañar su sensibilidad y feliz 2012 a tod@s. Salud.

    ResponderEliminar
  20. P.D- Ahora sabéis por que me llaman Pako Punk jejejejeje. Saludos.

    ResponderEliminar