Traductor

REPORTAJES MES DE JULIO

martes, 10 de julio de 2018

FARO DE TORROX. MALAGA



FARO DE TORROX - MALAGA

Se terminó de construir el día 1 de mayo de 1864. Funcionamiento automático, eléctrico, encendido por célula fotoeléctrica. Tiene una altura de 39m. sobre el mar y 26m. sobre el suelo.



En 1905, Tomás García Ruíz, el torrero del faro, comenzó a excavar alrededor de dicha torre. Allí encontró lo que en su día fue la villa romana Clavicum. Hoy en día, en su interior se puede visitar un museo con estos restos arqueológicos romanos. Asimismo, alrededor de esta construcción yace la villa del Faro.


Muy próximo al Faro hay unos asentamientos de época romana. Los restos documentados hasta este momento nos muestran la existencia de una villa situada junto al mar, dedicada a la explotación de la misma, con una factoría de salazones asociada a ella, reutilizada posteriormente como necrópolis. Por otro lado se han localizado también unas termas y un complejo alfarero destinado a la elaboración de ánforas que suministraría recipientes para el envasado y comercialización de las salazones y salsas elaboradas a base de pescado producidas en la factoría.

La provincia de Málaga cuenta en la actualidad con seis Faros, que ahora tienen un papel secundario como ayuda a la navegación por la implantación del GPS.


El Faro de Torrox es el único con uso público, ya que está cedido al Ayuntamiento para uso cultural, para albergar el Museo Marino de Torrox en su interior, un camino que están emprendiendo El Faro de Marbella, El Faro de Torre del Mar y La Farola de Málaga. En el proyecto para un museo marítimo en la Farola, se podrían exponer piezas de la historia del Puerto, como restos del viejo siglo.


Una vez visitado el Faro, nos vamos hacia Almuñécar por la costa que tiene una carreteras preciosas, bordeando el mar pasando por Nerja, la herradura y al final nos espera una cerveza bien fresquita en el Muelle7 con el mar delante.




Y como no, la comida también tenía que ser al borde del mar, por lo que nos vamos al restaurante dirigido y propietario nuestro amigo Eladio - TITO YAYO.







Comer arroz en Valencia significa comer en la misma paellera, así que comer en el Tito Yayo arroz con gambas como en casa, no tiene precio.




Y como no maridado con un cava rosado marca Vegamar.


Y con la tarde ya a mitad y el cuerpo lleno, hay que coger la moto y volver a casa.



Y ya con el estómago lleno y cayendo la tarde, nos vamos para Granada.



Un reportaje de LORENZO ANDANTE Y DULCILICA


Para el BLOG ELPERRONEGRO.